Manejo de heridas complejas con succión continua en el hospital general Luis Vernaza, servicio de cirugía plástica, reconstructiva y estética. Enero 2011-diciembre 2012

Pablo Salamea Molina, Hugo Quintana Jedermann, Jorge Palacios Martínez

Resumen


Antecedentes: las heridas complejas son de manejo complejo para los profesionales y los sistemas de salud requieren de altos recursos y su impacto es limitado, la presión negativa ha demostrado la mejoría de los tejidos por lo que se decidió introducir este tipo de curación en el servicio de Cirugía Plástica del hospital Luis Vernaza (HLV), intentando acelerar el cierre de heridas crónicas, se diseñó un dispositivo artesanal que reemplace al costoso sistema. Objetivos: establecer las ventajas del uso de presión negativa en heridas complejas. Metodología: se realizó un estudio descriptivo, retrospectivo, observacional en 104 pacientes con heridas complejas que requerían cobertura, en el hospital Luis Vernaza, de la ciudad de Guayaquil, y que fueron valorados por el servicio de Cirugía Plástica. Resultados: la presión negativa mejora el tiempo requerido para cubrir una herida; el 74 % de los pacientes requirió una media de 3 aplicaciones; el 60 % de los casos requirió un promedio de 2 cirugías para su tratamiento definitivo; el 68 % de los casos fue resuelto en un promedio de 10 días siendo la media de tiempo de evolución 37,5 ± 22 días; el 67 % de los pacientes pudo ser resuelto con cirugías de baja complejidad (cierre directo o injerto), la contracción fue del 16 % en su diámetro y de una profundidad de un 30,5 %. Demostrando así la efectividad de la curación de heridas complejas.


Palabras clave


Terapia de Presión Negativa para Heridas; Cicatrización de Heridas; Heridas y Traumatismos; Heridas Penetrantes; Indicadores de Morbimortalidad

Texto completo:

PDF

Referencias


Argenta L, Morykwas M. Vaccum-Assisted Closure: a new method for wound control and treatment: clinical experience. Annals of Plastic Surgery 1997; 38(6): 563-76.

Porter R. Breve historia de la medicina. 3ra ed. Barcelona: Ediciones Taurus. 2004;6:100-5.

Harvey G. Historia de la cirugía. 2da ed. Barcelona: Editorial Iberia. 1942;5:456-70.

Krasner D, Sibbald G. Chronic wound care. 3rd ed. San Diego: Appleton and Lange. 2002;12:120-40.

Rivington LG. Hanging wet-to-dry dressings out to dry, advanced in skin and wound care. Adv Wound Care 2002; 15(2):279-84.

Clark RAF. The molecular and cellular biology of wound repair. 2da ed. New York: Plenum Press; 1996.

Kirsner R, Eaglstein W. El proceso de curación de las heridas. Clínicas Dermatológicas. Ed. Interamericana. Madrid. 1993;11:653-62.

Schiro J, Chan B, Roswit W, Kassner P, Pentland A, Hemler M, et al. Integrin a2b1 (VLA-2) mediates reorganization and contraction of collagen matrices by human cells. Cell 1991; 67(2):403-10.

Lazaurus G. Definitions and guidelines for assessment of wounds and evaluation of healing. Wound Repair Regen 1994; 2(3):165-70.

Bradley U, Cullum N, Nelson EA, Petticrew M, Sheldon T, Torgerson D. Systematic reviews of wound caremanagement dressings and topical agents used in the healing of chronic wounds. Health Technol Assess 1999; 3(17):1-35.

Hartoch RS, McManus JG, Knapp S, Buettner, MF. Emergency management of chronic wounds. Emerg Med Clin North Am 2007; 25(1):203-221.

Ladin DA. Understanding dressings. Clinics in Plastic Surgery 1998; 25(3): 433-441.

Pham C, Middleton P, Maddern G. Vacuum-Assisted Closure for the Management of Wounds: An Accelerated Systematic Review. Adelaide: Australian Safety and Efficacy Register of New Interventional Procedures-Surgical; 2003. ASERNIP-S Report No. 37.

Evans D, Land L. Topical negative pressure for treating chronic wounds. Cochrane Database Syst Rev. 2001;(1):CD001898.

Blackburn JH 2nd, Boemi L, Hall WW, Jeffords K, Hauck RM, Banducci DR, et al. Negative pressure dressings as a bolster for skin grafts. Ann Plast Surg 1998; 40(5): 453-457.






Revista Medicina - Universidad Católica de Santiago de Guayaquil - Facultad de Ciencias Médicas