Quemadura por explosión de líquido inflamable, a propósito de un caso en pediatría

Priscilla Alcóser Cordero, Pilar Guerrero Vera, Yamel Romero Aguilar

Resumen


Las quemaduras son el traumatismo más grave que el ser humano puede tener, como resultado de la energía térmica sobre la piel y otros tejidos. Más del 50% de quemaduras en niños ocurre en el hogar, y la causa más frecuente es por escaldadura con líquidos calientes en la cocina, vaporizaciones o en el baño, seguido por el fogonazo o explosión de líquidos inflamables (gasolina, diesel, solventes, etc.) y en tercer lugar las quemaduras eléctricas, con poca incidencia en nuestro medio. Las quemaduras provocan alteraciones hemodinámicas, cardiopulmonares, renales y metabólicas que hacen necesario, de acuerdo a la profundidad, extensión y localización de la quemadura el sitio donde derivaremos al paciente, ya sea que requiera o no de una unidad especial, para comenzar con tratamiento adecuado: fluido terapia, antibiótico terapia, escarotomía, escarectomía, injertos, colgajos, preconizando la fisioterapia y en lo posible evitando la contaminación de heridas, que llegue a sepsis, siendo la complicación más grave y principal causa de muerte (3).Presentamos a continuación un caso de quemadura por explosión de líquido inflamable (gasolina) en niño. Se estudiará su curso y tratamiento a seguir en la Unidad de Quemados del Hospital Francisco de Ycaza Bustamante, Guayaquil – Ecuador.

Texto completo:

PDF




Revista Medicina - Universidad Católica de Santiago de Guayaquil - Facultad de Ciencias Médicas